La Fundadora. María Gay Tibau

Estancia en Gerona

  • Dr. Ros

En el verano de 1850 su madre enferma gravemente y hubo de ser trasladada al hospital de Gerona. María la atendió con solicitud y cariño, pero pocos días después de su ingreso, el 23 de octubre de 1850, falleció en el mismo hospital. Después de esto, María se instala en Gerona y decide ir a vivir con la familia Ros Llausas, ayudando a la señora Concepción Llausas en el cuidado y educación de sus cinco hijos. Aquí continuó cultivando su piedad, su amor a Dios y a los enfermos. En 1851 entró a formar parte de la Tercera Orden Dominicana, donde profesó como Terciaria.

María alternaba su trabajo doméstico con la atención a los enfermos, que llegaban a la casa del doctor Amerio Ros, pues ella les recibía y escuchaba atentamente sus necesidades para pasar después al médico toda la información recibida.

Años más tarde asistió a los enfermos de la Cofradía de la Purísima Sangre, por pertenecer a la misma. Este trabajo duró 20 años, tiempo en el que María fue madurando  en su interior lo que Dios le pedía: fundar un instituto religioso dedicado al servicio de los enfermos. Este proyecto fue impulsado por los habitantes de Gerona que solicitaban sus servicios.

Obtenido el consentimiento de la familia a la que servía y amaba, decidió entregarse de lleno a Dios en el servicio a los enfermos. Pronto otras jóvenes que sentían el mismo ideal se le unieron, siendo Carmen Esteve Andoca su primera colaboradora.