La Fundadora. María Gay Tibau

Infancia

María nació en un ambiente socio-político perturbado por la guerra de la Independencia. La villa de Llagostera había sido ocupada por las tropas napoleónicas. Durante su gobierno destruyeron todo, se encautaron de las cosechas, quemaron el juzgado, parte de las masías y trataron de destruir la iglesia parroquial. El pueblo quedó desierto pues los habitantes para salvar la vida tuvieron que huir por las montañas y a otros lugares.

Derrotados los franceses en 1814 los habitantes huidos vuelven a sus casas, encontrandose en la miseria. Pero la familia de María Gay Tibau aún es más desafortunada pues al año siguiente 1815, María quedaba huérfana de padre, antes de nacer su hermano, teniendo la madre que ocuparse del sustento y de la educación de sus dos hijos: María y Pedro.

En la familia se vivía una piedad sincera pero profunda con los rezos propios de la época, y además recibió las enseñanzas del catecismo de mano del cura párroco. La vida de María trascurre con sencillez y silencio al lado de su madre y de su hermano. Ya mayorcita se ocupó en los quehaceres domesticos y de ayudar a su buena madre.